El Banfield de Evita

evitacapitana1Campeonatos de fútbol eran los de antes, la bronca por cada partido podía durar semanas, meses o hasta incluso años. La bronca por el campeonato del 51’ todavía sigue y sus protagonistas no lo olvidan. El deseo era claro, Evita lo había dicho, Banfield tenía que ganar. Esa historia se puede ver en “Evita Capitana”, un documental de 2001 de 45 minutos en donde se reconstruye esa trama que esconde la final de Banfield y Racing de 1951, con un impresionante material de archivo que incluye fragmentos de los partidos del campeonato y incluso de la mismísima final.

evitacapitana4El Taladro se enfrentó en aquel  entonces a la Academia en medio de presiones políticas y mediáticas, cosa nunca antes vista, y que posteriormente se vería  reflejado en el mundial del 78’.

Cruza de documental y ficción, la opera prima de Nicolás Malowicki, nació de un ciclo que microprogramas para TyC Sports que finalmente nunca salió al aire, y trataban sobre historias extrañas en el fútbol. Como parte de las investigaciones realizadas para los micros surgió la curiosa historia de la final del 51, y debido a sus relaciones estrechas con la política y porque Evita se había convertido en una simpatizante del Taladro, se sabía que daba para más.

evitacapitana2Los últimos tres meses de 1951 se vieron marcados por tres hechos que mantenían al país entero en vilo, dos de ellos fundamentales en la historia argentina, en primer lugar la inminencia de las elecciones presidenciales donde Perón se jugaba la continuidad de su mandato. Esto fue acompañado seguidamente de la difusión de una de las peores noticias para la población, Evita había contraído cáncer. Era un secreto a voces que se hacía oficial y las pintadas no se hicieron esperar. Por último la final del campeonato de fútbol se iba acercando a su definición, cabeza a cabeza iba Racing que venía de ganar dos torneos al hilo y Banfield, un “equipo chico”, el primero que lograba llegar hasta esas instancias.

evitacapitana7Lo que muestra Evita Capitana es la interrelación entre el primer y el tercer hecho. Sin relatos en off, quienes van contando cómo fue aquella “relación” a oscuras son los propios entrevistados, que se ven apoyados por el material de archivo con el que cuenta el documental y van reconstruyendo el detrás del último partido de un campeonato. Entre todos los entrevistados hay figuras destacables como Antonio Cafiero, un testigo presencial que por aquel entonces era miembro del gobierno peronista, la participación de varios periodistas como Rogelio Garcia Lupo y el banfileño historiador Victor Raffo entre otros, y los protagonistas de la final: Ezra Sued e Inocencio Rastelli de Racing, y Gustavo Albella (máximo goleador de la historia del club) y Héctor D’Angelo de Banfield.

evitacapitana6El enfrentamiento era claro: por un lado Ramón Cereijo, ministro de Hacienda y fanático absoluto de Racing se reunía todos los lunes con los jugadores de su club en el propio ministerio, en donde les prometió un auto nuevo a cada uno si ganaban. Con lo que no contaba el ministro es que su inesperada rival sería Evita. Para la Primera Dama que un equipo chico ganase esa final y se coronase campeón por primera vez en la historia llevaba en sí mismo un mensaje claro: en la Nueva Argentina, podían ganar los pobres en un claro signo de igualdad.

Los fragmentos de ficción, que son filmados en blanco y negro, poseen una continuidad visual con el material de archivo. Con audio de radios y nota precisas Malowicki, puede transmitir con fidelidad el clima que se sentía en Argentina de Perón. El resultado del campeonato se mantiene en suspenso hasta que llega el gol decisivo. La ficción es protagonizada por un joven peronista  que acaba de quedarse sin empleo y esta trama también se verá resuelta por la Abanderada de los Humildes, se verá el genuino deseo de darle dignidad al trabajador.

Evita Capitana tuvo algunas proyecciones en cines de Buenos Aires, y fue presentado en festivales en el exterior y en el de Mar del Plata. Hace pocas semanas se realizó una proyección privada para Comisión Directiva en la sala de reuniones de la sede con una charla debate posterior, a donde asistió Victor Vietri, productor del film, quien compartió varias anécdotas de la grabación y dio el visto bueno en nombre de la producción para que la Subcomisión de Cultura de Banfield suba el documental a internet, y pase a ser patrimonio, por fin, de todos los banfileños.

Por Karen Costas

Las imágenes ilustrativas son capturas del documental.

Disney, el monopolio de la fantasía

La palabra monopolio viene del griego (monos “uno” y polein “vender”) y define una situación de  privilegio respecto a la fabricación y comercialización de un bien o servicio. Sin embargo, bien podríamos decir que se trata de una falla del sistema económico capitalista, que, por el contrario, predica el libre juego de la oferta y la demanda.

El productor o monopolista controla el volumen de producción y el precio de venta, manteniendo un equilibrio entre ambas variables de manera que pueda establecer una tasa de producción, su límite de ganancia y el precio máximo que puede cobrar por el producto. Bajo esta lógica, el monopolista posee la exclusividad de fabricación y ofrecimiento de un gran bien de mercado diferenciado y determinado, en este caso la fantasía y la ciencia ficción.

En 2006,  Disney compró la empresa Pixar Animation Studios por casi 7 mil millones de dólares. Esta compañía había engendrado en 1995 el primer film realizado íntegramente por medios virtuales, sin la participación de actores de carne o hueso. Por supuesto, hablamos de la popular Toy Story. De esta manera, la compañía creada por Steve Jobs, que había surgido como una respuesta moderna a las películas de Disney, se dejó seducir por el dinero: la billetera pudo más, y lo que era independiente no lo fue más. Leer la nota completa »

Esto NO es fútbol de primera


Dos fotógrafos fueron detrás de las personas que, lejos de los grandes estadios y del negocio multimillonario, todavía disfrutan de jugar a la pelota como lo que es una pasión nacional.

¿Puede retratarse un país a través del fútbol? Federico Peretti y Alejandro Kirchuk se hicieron esa pregunta hace algunos años antes de salir a recorrer y conocer cada rincón de la Argentina con una cámara en sus manos y una necesidad en sus mentes: la de comprobar hasta dónde llega la pasión por la pelota en nuestras tierras. Los resultados, hoy están a la vista: un documental, el de Peretti que muestra el lado B de lo que vemos ­y nos hacen ver­ todos los fines de semana en las canchas de primera, y un ensayo fotográfico, el de Kirchuk, que refleja como éste deporte atraviesa clases sociales culturales y hasta religiosas. Leer la nota completa »

El origen del fulbo


La película de Garrafa Sánchez nos emociona, nos alegra, no hace reir, llorar. Es un claro relato de lo que es el fútbol sin negocio ni marketing. Lo que es el amor por la pelota, por el juego, por el fulbo.

Y justamente por es concepto, el del fulbo sin agregados ni conservantes, aparece en “El Garrafa” una escena que rompe el molde y se sale casi como surrealista del relato: Es la escena que recrea (o sugiere) como fue el origen del fulbo. Un fragmento animado, con dibujos de Diego Puente y animaciones de Hernán Vieytes.

En ella, terribles y feroces dinosaurios descubren al futbol y eso les permite un salto evolutivo inexplicable. Y aquí nos preguntarnos, los dinosaurios ¿habrían inventado un juego con los pies, porque sus manos eran muy pequeñitas? Lo cierto es que seguros de su poder y dominio, invitan a unos bípedos que estaban Leer la nota completa »

Con el arte en sus pies

El 14 de abril quedará en la memoria de todos los banfileños y de todos los amantes del buen fútbol. Pues fue el partido despedida de nuestro máximo ídolo, José Luis Sánchez, o con el nombre que pasó a la inmortalidad: Garrafa.

Después de una larga espera y más larga ansiedad, el Lencho Sola se volvió a vestir de fiesta para un acontecimiento cultural, en esta oportunidad, sin precedentes: La proyección de una película, “El Garrafa, una película de fulbo”. Al menos 4125 personas asistieron a para reencontrarse con el eterno José Luis en la cancha que lo consagró. “Yo las finales no las pierdo”, asegura el Diez en un fragmento del film, y vaya si eso era cierto. Leer la nota completa »

Preludio de cine

Siendo este mi primer artículo para la columna, primero quisiera contarte que esperar de  ella. Si buscas críticas pretenciosas o  recomendaciones de películas iraníes por el solo hecho de provenir de tierras exóticas y mal nombradas cine “arte”, esta no es tu columna.

Realizar una buena película es extremadamente difícil y requiere una buena ejecución  de muchísimas variables. Es un trabajo en equipo a gran escala y atravesado por gran cantidad de individualidades y subjetividades. Cualquiera que haya trabajado en equipo conoce las dificultades que esto genera.

A esto hay que sumarle el componente comercial y lamentablemente el signo “$” domina las mentes de todos los ejecutivos, las cuales están totalmente contaminadas por miles de estadísticas y estudios de mercado, que  creen tener la formula del éxito. A veces funciona, pero en general no.

A mi entender una película se convierte en arte cuando logra un equilibrio artístico en por lo menos 3 o 4 de estas variables. Un buen guión por si solo no garantiza el éxito en esta tarea. Tampoco grandes actores ¿Cuantas veces hemos ido al cine por nuestra afinidad con un elenco y terminamos totalmente decepcionados?. Leer la nota completa »

El día en que Darín fue hincha de Banfield

Se sabe: Ricardo Darín es el actor argentino más destacado de los últimos tiempos. Casi como una marca registrada, su nombre es garantía de éxito de taquilla. Basta con que se anuncie su participación en alguna película para que el público corra a ver “la de Darín”.

Dejando atrás aquellos papeles televisivos que lo encasillaban como galancito, Darín comenzó a ganar prestigio cuando se concentró solamente en el cine y protagonizó personajes más complejos. Prueba de ello son el ladrón de guante blanco de “Nueve Reinas” (2000),  el oscuro taxidermista de “El Aura” (2005), el rapaz abogado de “Carancho” (2010) y, por supuesto, el noble secretario de “El secreto de sus ojos” (2008). Leer la nota completa »

Cultura banfileña

Si hay algo de lo que nos sentimos orgullosos los banfileños, es pertenecer a este lugar, nos sentimos orgullosos de nuestra identidad: eso que nos hace distintos a  los demás, somos adoradores de nuestros empedrados, de nuestras callecitas, de la luna que se refleja en sus adoquines después de la lluvia, de las historias que se cuentan por ahí, de los artistas que vivieron (y viven) por acá y de los colores que nos representan. El amor por esta identidad, se vuelve concreto en nuestro escudo, en nuestros colores. La pasión por Banfield, encierra todo esto y más. 
 
Hoy justamente, es el Club que le abre las puertas a esa identidad banfileña, el que le da la mano y la invita a pasar. Banfield creó la Subcomisión de Cultura, un nuevo espacio para aquellos socios e hinchas que quieran acercarse a la institución desde un costado artístico.

La banda de Banfield

El 2011 que se está yendo fue un año, podríamos decir, muy garrafeano. Y es que nuestro D10S fue múltiplemente homenajeado, no sólo con canciones en el Lencho, sino con la doble inauguración de su estatua, primero en el Galpón d Banfield [ver nota] y luego con su instalación definitiva en la Sede [ver nota]. Y también con la finalización del rodaje de “El Garrafa: Una película de Fulbo”, el documental que tratará sobre José Luis Sánchez, y que es dirigida por Sergio Mercurio.

Entre tanto justo homenaje al Garrafa de la gente, siempre se cuela El Ángel de Banfield, canción de Charly Uranga, líder de Yeti Rock, la banda de rock de Banfield, que se completa con Esteban Bellucci en voz y primera guitarra, Facu Cersosimo en bajo, Maxi Javier Acosta en batería, y Agustín Di Stefano en coros y armónica. Leer la nota completa »

Otro domingo

“Un hombre de 78 años quiere volver a jugar al fútbol después de varias décadas de inactividad, pero su deseo debe enfrentarse a las consideraciones de su médico y la preocupación de su esposa”. Este abstract pertenece a “Otro Domingo” un corto de Armando Doria, un periodista hincha de Banfield que hace 5 años está a cargo del Área de Medios de Comunicación de la Facultad de Exactas UBA, y produce videos para agencias de noticias del exterior. “Si bien escribo relatos y guiones, todavía nada vio la luz” cuenta Armando. También administra el muy buen blog de rock La Pierna de mi Abuela. Leer la nota completa »

« Entradas Antiguas