Viajero de la eternidad

175-eternauta-matte-painting-1-th3

¿Qué valor tuvo para vos el 9 de julio de 2007? Ese día de la nevada en Buenos Aires, tuvo muchas connotaciones diferentes: Un día de alegría y juego para algunos, nostalgia y melancolía para otros. Pero para muchas personas, al ver caer el agua-nieve primero y luego los copos consolidados, el sentimiento que sobrevino fue la desconfianza y la pregunta: ¿Estamos siendo invadidos por extraterrestres?.

Si. No es una confesión de locura, porque ¿Quién, habiéndose fascinado por el genial Eternauta, podría pensar en otra cosa?. Ese 9 de Julio no fue un día más, ni una nevada extraordinaria. Fue poner en las ventanas de nuestros hogares, la fantasía creada por Héctor Oesterheld hace 54 años que tanto maravilló a generaciones de argentinos.

eterriverEs que El Eternauta es la máxima obra grafica realizada en nuestro país y la mas importante perteneciente del genero del comic. Una novela gráfica publicada por primera vez en la revista “Hora Cero”, el 4 de septiembre de 1957.

El origen de la novela es la Editorial Frontera, propiedad de Héctor Germán Oesterheld, guionista nacido en Buenos Aires en 1919. Oesterheld proponía que cada dibujante de su editorial pudiera trabajar sobre los temas en los que se sintieran más cómodos. Es allí donde Francisco Solano López le solicita hacer ciencia ficción, luego de la experiencia de “Rolo, el marciano adoptivo”.

10b_th

Oesterheld se vio interesado en escribir sobre ese genero pero contextualizándola en una Buenos Aires moderna, para darle una identidad nacional y que al mismo tiempo sonara creíble.

La historia trata sobre una invasión extraterrestre y un héroe que lucha contra ella: el viajero de la eternidad, Juan Salvo, quien era un hombre común hasta que una noche su vida, como la de toda la humanidad, cambia de un modo drástico: En una casa de Vicente López, en donde Salvo estaba junto a su esposa, hija y amigos (Favalli, Lucas y Polsky) jugando una partida de truco, escuchan en la radio sobre una explosión atómica en el Pacífico. Aun impactados por la noticia, sufren un apagón y ven por la ventana que comienza a nevar, algo ya extraño para Buenos Aires, pero con la terrible revelación de que la gente cae muerta al contacto con la nieve. Allí comienzan su camino por la supervivencia. La historia se desarrolla en lugares muy cercanos, como la avenida General Paz, la cancha de River y Plaza Congreso.

Originalmente, el comic era publicado semanalmente en Hora Cero con solo 4 páginas, por lo que la saga era seguida con mucha ansiedad por los lectores de la época. Hoy podemos leerla en un libro de 300 páginas, pero en aquel entonces llevó casi 2 años completar la historia.

El relato fantástico incluye además de una conocida Buenos Aires y un lenguaje bien argentino, a temibles seres del espacio: Gigantes escarabajos (llamados “Cascarudos”) y alienígenas antropomorfos con manos de muchísimos dedos, (los “Manos”) quienes controlan a distancia a los Cascarudos y a los “hombres robots”, que son los capturados en batalla. Pero no son los Manos los reales invasores, sino otros seres que nunca se muestran en toda la saga, los “Ellos”, tan temibles como invisibles.

Pero esta novela no es sólo una pieza de la CiFi, sino también una clara metáfora de la realidad argentina y latinoamericana. No es caprichosa la invasión de seres más poderosos que envenenan a los desprevenidos y capturan (y matan) a quienes los enfrentan. No es casual la presencia de personas “capturadas” que ya no pueden pensar por si mismos. Esto, en el contexto de la década del ´50 podría pasar casi desapercibido, aunque, no son pocos los que se atreven decir que es una visión peronista de la ciencia ficción: Las tres versiones escritas por Oesterheld  (Eternauta I, Ib y II) coincidieron con las dictaduras de  Aramburu,  Onganía y el Videla.

eternauta07Luego del rutilante éxito de El Eternauta, Oesterheld y Solano López se dedican a trabajar tanto juntos como por separado: En 1959 se publicó en Hora Cero Extra Semanal Nº 1, un episodio unitario que tenía por protagonistas a Elena y Martita, esposa e hija de Salvo, en una historia alternativa intercalada en la historieta original. En 1969 se creó una versión “b” de la historia junto a Alberto Breccia.

El Eternauta tuvo varias versiones y secuelas En 1976 aparece El Eternauta II realizada nuevamente por Oesterheld y Solano López. Aquí Juan Salvo, su mujer, su hija y el propio Oesterheld (utilizándose a sí mismo como personaje, esta vez como narrador) aparecen en un futuro lejano, en donde los pocos humanos sobrevivientes se enfrentan al “Ello” que desbastó la tierra. Esta secuela tiene un tono político más comprometido y evidente que la historia original. Esto sucede porque para entonces, Oesterheld ya era militante de Montoneros. Y durante su realización fue secuestrado y desaparecido por la dictadura militar, y por tal motivo, la historia debió ser terminada abruptamente.

20080821elpepusoc_2Pero la dictadura asesina no se llevó solo a este genial guionista, también a sus cuatro hijas, Estela, Marina, Diana y Beatriz, todas desaparecidas entre 1976 y 1977, cuando contaban entre 18 y 24 años de edad. La única sobreviviente de la familia fue Elsa, su esposa.

Luego de la desaparición de Oesterheld, otros autores crearían secuelas como la tercera parte y “Odio cósmico”, mientras que Solano López crearía junto a Pablo Maiztegui, “El mundo arrepentido”, “El regreso” y “La búsqueda de Elena”.

Por su parte Solano López también fue perseguido por la dictadura y debió exiliarse en España, donde produce “Ana” e “Historias Tristes”. En 1980 dibuja la serie bélica Águila Negra, y en Superhumor publica “Calle Corrientes” con guión de Guillermo Saccomano. También creó Evaristo, la versión en historieta del célebre comisario Evaristo Meneses.

El Eternauta III fue escrito con Oesterheld ya desaparecido por Alberto Ongaro y dibujos de Oswal y Mario Morhain. La historia se refiere a una invasión del futuro en una ciudad de Buenos Aires de una dimensión paralela. Pero no tuvo buena repercusión ya que carecía de contenido ideológico y no mantenía la tradición de la obra original.

Lo que suele destacarse más de la obra son las interpretaciones sutiles, referencias veladas o segundas lecturas que podrían hacerse de la historia. El propio Oesterheld decía que el protagonismo siempre recae en un grupo de personas, conformando un “héroe en grupo” que considera más valioso que al clásico héroe individual que triunfa sin ayuda de otros.

Los derechos de autor de la historia y del personaje de Salvo fueron motivo de disputas legales entre los herederos que comenzaron cuando quebró Editorial Frontera y Oesterheld se vio obligado a vender los derechos a varios de sus acreedores.

La obra también fue llevada al teatro y hace varios años está el proyecto de filmar la adaptación al cine. En 2008 estuvo muy cerca de realizarse con la dirección de Lucrecia Martel, pero hasta el momento no se ha podido concretar por las dificultades que hay acerca de los derechos de autor y la familia de Oesterheld, quienes reclaman una versión fiel a la original. Los últimos rumores (muy encriptadas por cierto) acerca del tema, dicen que en este año se pondrá en marcha finalmente la producción a cargo del INCA (misma productora de Belgrano y Revolución) y que el director sería el mismísimo Gaspar Noé. Veremos que pasa.

aficheOesterheldPero si bien la obra de Oesterheld quedó truncada por su brutal desaparición, no corrió la misma suerte su legado, que si bien fue -al igual que todos los desaparecidos- olvidado durante casi 30 años, fue su esposa, Elsa Sánchez, invitada por el entonces Presidente Néstor Kirchner, al acto donde se anunció la recuperación de la ESMA como Museo de la Memoria, el 24 de Marzo de 2004. De hecho, Elsa le entregó una estatuilla con la figura de El Eternauta a la Presidenta Cristina Fernández en el escenario del Teatro Argentino de La Plata, en octubre de 2009, en el acto donde quedó constituido el AFSCA, un premio que simboliza el  “coraje y valentía” que poseía Juan Salvo.

Y eso no es todo. En la Feria del Libro de Frankfurt 2010, donde Argentina fue invitada de honor en virtud de su Bicentenario, Elsa Sánchez fue homenajeada por la Presidenta en memoria del trabajo realizado por Hector Oesterheld [ver video]. En ese momento, Elsa declaró: “Esto es el renacer de una vida que resignifica muchísimas vidas que hemos perdido. Que gracias a esta cosa impresionante que surgió a través de esta nueva juventud, y de esta nueva mujer, y de este nuevo hombre, que surgió también después del dolor inmenso de un país como el nuestro, estamos renaciendo. Y yo, que creí estar muerta, también vuelvo a tener esperanzas”.

Este valor que dio el gobierno nacional a la obra de Oesterheld, es la razón por la que hoy El Eternauta es la figura elegida para recordar a Néstor Kirchner.

El Eternauta es una obra fantástica, lejana en realidad pero cercana en espacio, ya que narra la lucha de un grupo de argentinos contra invasores extraterrestres que, en realidad, es una metáfora de las luchas por la liberación de los pueblos latinoamericanos. Es además una crítica profunda de nuestra historia y el análisis de nuestra identidad de sobrevivientes.

Cuanto tenemos por aprender de Juan Salvo, el viajero de la eternidad, o de su alter ego, Héctor Oesterheld.

Por Hernán Bañez

Comments are closed.