Mucho más que artesanía

En el taller de Daniel Bellofatto, escondido en un barrio arbolado y tranquilo de Banfield, se respira un aire tan igual y tan distinto al del resto de los talleres. Por supuesto, hay olor a grasa, a nafta, a motor, pero también hay aroma a barniz y madera.

Con un mate en mano y una sonrisa amigable, Daniel, de 52 años, recibe a cualquier vecino que quiera conocer sus creaciones, que define como “estados de ánimo”.

“Hay momentos en que uno tiene ganas de hacer algo por alguien. Muchas cosas las he regalado. Hay cosas que están por España, Italia, Francia, Suecia, Estados Unidos, Canadá, y muchos otros”, comenta este artesano, orgulloso de que sus trabajos recorran el mundo. Leer la nota completa »

El hombre detrás de la calle

Seguro que pocos sabemos quién se oculta detrás del hombre que le da nombre a la calle en donde se encuentra la sede de Banfield, al lugar donde a realizar diversas actividades, ese lugar de encuentro.

 

Valentín Vergara llegó a este mundo en el año 1879, en la localidad de Diamante, provincia  de Entre Ríos donde vivió su niñez. Una vez finalizados sus estudios secundarios se instalo en Buenos Aires para obtener su título de Abogado y luego el de Doctor en Jurisprudencia en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Buenos Aires en 1904. Fue militante de UCR desde su juventud, ya comenzaba a adquirir notoriedad su personalidad política.

 

Se convirtió en una de las figuras radicales populares de la zona de Bahía Blanca, lugar al cual se traslado finalizado sus estudios superiores junto a su hermano José María (abogado de profesión). Ambos habían sido contratados por ferrocarril del Sud.

Leer la nota completa »

Un libro para enaltecer a los combatientes de Malvinas

El banfileño Daniel Fernández, un testigo de Banfield a quien conociéramos hace tiempo con su primer trabajo “Sueños y sentimientos del conurbano” tiene una carpintería, pero su gran pasión es escribir. Su segundo libro, “Destino de Soldado”, resalta el heroísmo de estos hombres.

Daniel Fernández (56) tenía una pasión dormida. Dueño de una carpintería metálica, el banfileño siempre fue un enamorado de la escritura y la lectura.

Y en 2009 se animó a escribir su primer libro de poesías y cuentos. Pero ahora tiene un nuevo orgullo: una obra que busca valorizar a los ex combatientes de Malvinas.

“‘Destino de Soldado’ trata sobre la guerra de Malvinas y lo comencé a idear porque mi intención es enaltecer a los ex combatientes”. En el libro se pueden apreciar distintos cuentos interrelacionados entre sí por un mismo personaje.

“Son nueve historias divididas en cuatro etapas que vive este personaje ficticio: la niñez, la adolescencia, la guerra y la época actual”, marca el escritor.

Cada uno de los cuentos deja al descubierto algo del heroísmo que tiene este personaje central, que es un ex combatiente de Malvinas.

“Otro de los temas que me interesó resaltar en el libro es la cantidad de suicidios que hubo tras la guerra, tanto en soldados argentinos como en los ingleses”, agrega Esteban, quien estudió mucho para saber cómo encarar el tema.

“Todos las historias que se pueden leer en el libro parten de algo real, pero siempre con el toque ficcional para que la historia sea aún más interesante”, explica Esteban.

La presentación del libro será el 12 de abril en Remedios de Escalada, junto a las escritoras Any Godoy y Cecilia Vetti.

 

Publicado en La Unión, el 26 de marzo de 2013.

Alfredito, ¿puedo ir a tu casa?

Banfield está repleto de mitos. A uno de ellos le decían “Sandro”, pero acá era el vecino Roberto. En las calles se dicen muchas cosas de él. Que era muy amable, que entraba y salía sólo en su auto. Que salía a caminar por las madrugadas para respirar el aire fresco sin que nadie lo molestara. Que se disfrazaba hasta con bigote para ir a comer a la pizzería de la vuelta de su mítica casa de Beruti y Acevedo.

.

Esa pizzería es La Astral que lleva 55 años en el barrio, 45 de ellos en French y Acevedo. Y no está equivocado quien dice que allí iba Roberto a comer, pues él y su primer esposa, María Elena, eran muy amigos de Alfredo y Pety, los dueños del lugar.

.

Ahí están ellos, sentados en la última mesa. Muestran cierto gesto de desconfianza ante el pedido de una entrevista. Tal vez los antecedentes que tienen de los cronistas explique el porqué de la actitud.

.

Pety no repara en recuerdos para María Elena: “Si podía hacer algo para ayudarte lo hacía. A las fanáticas las ayudó para que entraran, porque Roberto no quería. Había algunas que venían cuando no venía nadie y ella le decía “Roberto, por favor mirá el sacrificio que hicieron” dice Pety, que agrega que “era dulce para hablar”.

. Leer la nota completa »

Aurora Bernárdez y los inéditos de Cortázar

“Cortázar escribía como improvisando jazz. No estaba sujeto a una disciplina, corregía poco, todo le salía naturalmente. Para él era como un juego fácil y divertido”, dijo en una oportunidad el ensayista y poeta argentino Saúl Yurkievich (1931-2005).

.
En su testamento, Julio Cortázar (1914-1984) le confió a su gran amigo Yurkievich y a su mujer, Gladis Anchieri, su obra inédita para que la publicaran o la destruyeran, si así lo creían oportuno. A Yurkievich siempre le incomodó el rótulo “el albacea de Cortázar”, y se encargó de aclarar: “No, no, no… no soy el apoderado de las obras de Cortázar, sino su viuda, Aurora Bernárdez. En el testamento nos nombró a Gladis, mi mujer, y a mí para que decidamos juntos acerca de los inéditos. Como ‘albaceas literarios’ tenemos, por su voluntad, el derecho de conservar, editar o destruir lo que queramos. Así lo dice en el testamento. Pero nada destruimos. Habría que ser Dios para hacer una cosa así”. Lo que sí hicieron fue colaborar con Bernárdez -esposa de Cortázar entre 1953 y 1967- en el cuidado de los textos.

. Leer la nota completa »

Vecino e historiador de Banfield

Banfield tiene un libro que habla de su identidad y de uno de sus hijos predilectos: “Julio Cortázar en Banfield” es un libro de investigación recopilación de información sobre la vida del escritor realizado por Jorge Deschamps, un vecino que ha vivido toda su vida en Banfield. Es Licenciado en Ecología (UNLP) y Doctor en Biologia (UBA), y trabaja como profesor de Ecología y de Economía de los recursos naturales en la Universidad de Belgrano.

 

Deschamps es un verdadero pedazo de historia de Banfield, conoce todo, nos conoce a todos. Sabe donde pasaron las cosas, y como. No solo estudió a Cortazar, estudió los orígenes del barrio y ha visto o hablado con cada uno de sus hijos. Vio la fundación de nuestras instituciones, vio crecer a Banfield. Y sobre esto cuenta, habla, propone, pero por sobre todo, se apasiona.

 

Además del libro de Cortázar, Deschamps ha escrito dos libros anteriores “pero todos técnicos” y unos 50 artículos de investigación, muchos de ellos publicados en el sitio de la Universidad de Belgrano, y muchos otros sobre la historia de Banfield. Actualmente está escribiendo una “minihistoria sobre el erotismo en el Río de la Plata, El enganche de Lyann y Patxi“ que será publicado como libro electrónico. “No es un documental, es una historia larga, son 70, 80 hojas, no tiene sentido llamarla novela. Es un relato” dice el académico y escritor banfileño, quien sobre el libro dice “tuve la suerte de que me llevé unos cuantos a España y me los sacaron de las manos”.

Leer la nota completa »

Jonquieres, el amigo de Cortazar

El artista plástico, poeta y traductor, Eduardo Jonquieres, nacido en 1918, comenzó su actividad como pintor y dibujante en la década del 30 mientras incursionaba en la vía de la expresión poética. Su formación estuvo jalonada por los estudios realizados en la Escuela Normal del Profesorado Mariano Acosta, donde fue discípulo de Arturo Marasso. Cuando vivió en Argentina, lo hizo en Banfield, en una casona ubicada en Acevedo al 1100, donde hoy vive su sobrina, y dónde Cortazar ibaa pasar los fines de semana una vez que había dejado de vivir en en el barrio. Estas visitas están documentadas en el libro “Julio Cortazar en Banfield” de Jorge Deschamps.

.
La relación de Jonquieres con Cortázar, a quien conoció en el Acosta en 1946 y que duraría toda la vida, se potenció y retroalimentó a través de los años en un intercambio cómplice y por demás fecundo, tanto a nivel humano como artístico.

. Leer la nota completa »

El mejor hombre común de Banfield

—¿Nombre y apellido?

—¿A mí me dice? Osvaldo Ardizzone, con doble z porque tengo ascendencia gringa, mi abuelo vino de…

—Remítase a las preguntas, ¿estado civil?

—Casado, sí, me casé hace una punta de años, en aquellos tiempos en que la novia vivía al lado de la casa de uno…

—Señor, ya le dije que se atenga a las preguntas. ¿Cédula de identidad?

—1750784.

—¿Domicilio?

—Berutti 591, Banfield, Provincia de Buenos Aires.
Apagaba su cigarrillo largo rubio y con esas palabras empezaba Osvaldo Ardizzone su recital de poesía. Este texto cargado por su voz cavernosa que dialogaba con el silencio representaba el encuentro de un hombre común con un funcionario y antecedía al poema que lo sucedía. Nada más y nada menos que su emblemático poema “Qué carajo”. Ese grito a la frialdad ciudadana, esa confesión de barrio, ese reclamo de reconocimiento, de identidad. “Que uno no es Juan Pérez solamente. Ni Diógenes Rodríguez por ejemplo, ni la seña al pie de un documento, en un prontuario o un legajo. ¡Qué carajo!”. Ese como todos los poemas de Osvaldo tanto como sus crónicas denunciaban nunca desde un lenguaje directo, pero siempre simple, a veces valiéndose del manejo tanguero de la melancolía y con una ironía con la que se permitía burlarse de los almuerzos de Mirtha Legrand o de los colegios ingleses de Banfield con los que no se sabe a ciencia cierta si llegó a problemas legales. Leer la nota completa »

Cómo conseguir esferas de dragón (parte 2)

(Viene de Parte 1) La segunda parte del famoso animé se titula Dragon Ball Z, en ella se narra la vida adulta de Goku y paralelamente la madurez de su hijo Gohan y la continuación de la vida de los demás personajes. Cuenta con cuatro sagas centrales: La de los Saiyajin, la de Frezer, de los Androides y Cell y la última la saga de Majin-Boo.

.
En esta nueva etapa de la historia se le revela al protagonista cual es su verdadero origen, tras la llegada a la tierra de un sujeto con cola de mono, se trata de un saiyajin, de nombre Raditz que resulta ser hermano mayor de Goku. Tras ver que su hermano menor no cumplió con el objetivo de destruir la Tierra, le da un plazo para que cumpla con su misión pero para asegurarse que lo hará secuestra a su hijo Gohan (de 4 años al principio). Goku va en busca de este saiyajin para recuperar a su hijo, derrotarlo, y proteger la tierra, y lo hará conjuntamente con Picolo.

. Leer la nota completa »

Canción de un banfileño en las Malvinas

Con motivo del 30º aniversario de la Guerra de Malvinas, con la Subcomisión de Cultura del club realizamos un homenaje a ex combatientes banfileños: Francisco Leta, Claudio Chafer y a los padres del héroe caído en combate, Daniel Massad. Días después, otro banfileño e integrante de la producción de “El Garrafa, una película de fulbo”, Sergio “Cherco” Smietniansky (el productor del documental más precisamente) me dijo “¡Ah! pero con mi banda le dedicamos un tema a Massad”. ¿¡Cómo!? Me pregunté. “¿Y eso lo saben sus padres?”.

Ahí nació esta nota, la de un banfileño que escribe la canción de otro banfileño. Un héroe que cayó en combate para salvar a sus compañeros. Así que charlamos con dos de los integrantes de aquella banda, Esteban, el guitarrista, y Cherco, letrista y armoniquista invitado. Leer la nota completa »

« Entradas Antiguas Entradas Recientes »