viernes, 17 de junio de 2005 - 04:21 p.m.

Para aplaudir toda la vida

EN LA ÚLTIMA JUGADA, BANFIELD TUVO LA CHANCE DE CONVERTIR Y PASAR A LA SEMI DE LA COPA. NO SE DIO. QUEDÓ ELIMINADO, PERO IGUAL SU GENTE, ORGULLOSA DE ÉSTE EQUIPO, NO OLVIDARÁ JAMÁS ESTA CAMPAÑA. Por Manuel Spinosa.
\n
 
\n
¡Goooouuuuu! Nooooo. No puede ser. La repu...que los p.... Pasarán, días, meses, años, y todavía los banfileños nos acordaremos y lamentaremos de la última jugada del partido: Centro del enorme Daniel Bilos desde la izquierda, y Diego Ceballos, entrando por el primer palo, le da de derecha ( era para picarla tranquilo de zurda y a otra cosa...) y la pelota se va apenas, apenitas desviada, y con ella, todas las ilusiones de seguir con vida en ésta histórica Copa Libertadores. Ceballos desperdició la posibilidad de transformarse en ídolo eterno y entrar para siempre en la historia gloriosa de nuestro club, y El Taladro se quedó con las manos vacías, eliminado, pero con la frente bien alta, generando el reconocimiento de todo el ambiente futbolero, y provocando un orgullo indescriptible en cada uno de sus hinchas, que se fueron cantando de Monumental, el hit que sintetiza su actual estado de ánimo: "muchas gracias jugadores, ésta Copa no se olvida nunca mas".
\n
\nLa noche había arrancado a favor de los millonarios, que salieron inspirados, con todas las luces, potenciando la jerarquía de sus individualidades. Barbosa debió revolcarse tres veces para ahogar el grito de los locales: primero un zapatazo de Farías, luego un zurdazo de Salas, y mas tarde y cabezazo de Ameli. Y de tanto ir el pájaro a la fuente, llegó la apertura para los de Astrada. Sobre los 28´Zapata desbordó por izquierda y muy libre sacó un centro al segundo palo, por donde entraba Ameli, quien le dio de cabeza bombeado y la pelota entró al arco, luego de que Farías la asegurara sobre la línea. Pareció posición adelantada del 9 de River, pero en el momento del cabezazo de Ameli, Barbosa y Fernández habilitaban al "tecla". Llamó la atención el descuido del fondo banfileño: tanto Zapata, Ameli como Farías , estaban demasiado cómodos, sin marca. Y 4 minutos después, River aprovechó el desconcierto defensivo del Taladro y estiró la diferencia: otra vez centro de Zapata desde la izquierda; la pelota se cierra y parece meterse por el segundo palo, y Barbosa mete un manotazo y la pone otra vez en juego, cometiendo el único error en la noche ( lo aconsejable era manotearla afuera). El rechazo fue aprovechado por Domínguez, que le dio en forma defectuosa; tapó Barbosa, la bocha quedó ahí, no llegaron ni Salas ni Sanguinetti, pero si Farías, que tirándose al piso, la empujó al gol. ¿Asunto liquidado? Ni ahí. Enseguida la figura de la cancha, Andrés San Martín metió un pelotazo al área local, por donde apareció Bilos, quien de cabeza descontó. Duró poco la alegría banfileña. Sacó River, pelotazo de "Lucho" Gonzalez a espaldas de Barraza; apareció muy solo Zapata, perseguido desde atrás por Bilos, y definió con un tiro cruzado. Nadie dijo ni dice nada, pero me dio toda la sensación que el volante de River estaba en posición adelantada.
\n
\nCuando volvieron del descanso, Falcioni movió el tablero: metió a Bujan por el "moncho". Teté fue de volante por derecha, y el flaco Bilos se soltó mas arriba. Con éste movimiento cambió el partido. Banfield tomó las riendas del encuentro. Partiendo del empuje , la enorme garra y el distinguido juego que imponía San Martin desde la mitad de la cancha, siguiendo con el criterio que aportaba Bujan, la dinámica de Andrizzi, las heroicas subidas del "Cebolla" Giménez, la guapeza de Barijho y la eficacia de Bilos para ganar todas, pero todas eh, las pelotas de arriba y de abajo. Así rapidito llegó el descuento: habilitación de Andrizzi para Barijho, y el "Chipi" que nunca falla cuando tiene una chance clara, la mandó a guardar. El Monumental entró en pánico. O mejor dicho, la parte que ocupaban los hinchas de River, porque allá arriba, en la tercera bandeja de la tribuna Centenario se vivía una verdadera fiesta. Con un gol mas de Banfield, pasaba el Taladro y las gallinas quedaban afuera. Y Banfield fue una y otra vez. Remate de Bilos tapado por Costanzo, derechazo de Barijho también atajado por el arquero, proyecciones del "Cebolla", centros y mas centros para Bilos que generaban terror en todo el fondo millonario, desborde de Barijho por derecha y su centro atrás que no pudo ser conectado por nadie. El empate estaba ahí, pero no se concretaba. Hasta que llegó la última jugada del partido, la que paralizó los corazones de los 9.000 banfileños y de 50.000 gallinas. El centro de Bilos, la puntada de derecha de Ceballos ( lo digo otra vez: si le daba de zurda, hoy estábamos en la semi), y la pelota, la ingrata pelota, la maldita pelota que sale lamiendo el primer palo.
\n
\nYa está. Ésta copa se acabó. Y si bien queda en la sensación de todos que hay proyectos y futuro como para repetir ésta campaña, tambien queda muy claro, que ésta Copa, la primera Libertadores de nuestra historia, quedará guardada en el corazón de todos los hinchas del Taladro, para siempre. Por ello, con el mismo orgullo que siente cada uno de los banfileños, me despido con el pecho inflado, la frente alta y simplemente dos palabras. MUCHAS GRACIAS.