jueves, 19 de abril de 2007 - 06:28 p.m.

Fin de un sueño y principio de una realidad

Por Pablo Altuna. Banfield se despidió del torneo mas importante del continente en primera ronda y definiendo como local. No se disfrutó, sino que se sufrió. Le costó mucho al Taladro ser protagonista del grupo, chocó contra sus propias limitaciones más que contra las virtudes de los rivales, limitaciones colectivas y también individuales. La realidad muestra que es ilógico estar dentro de los 16 mejores equipos de América y no entre los mejores 16 de Argentina. Terminó otro ciclo, sin compromisos Internacionales deberemos poner la mira en el torneo local y tomar buenas decisiones en junio si queremos seguir siendo protagonistas y animadores como lo fuimos hace un par de años.\n\nEn un duelo bien copero Banfield perdonó y Libertad no, esa fue la única causa del resultado de anoche. Arrancó con un Banfield buscando el área rival pero con muchos centros que encontraban cabezas Paraguayas. Lujambio lo tuvo de media vuelta al minuto 5 y Andrizzi con un tiro libre que pasó cerca. La jugada que pudo haber cambiado la historia la tuvo también el Uruguayo desde el punto del penal, aunque lo tiró afuera. El segundo tiempo mostró la realidad y el presente de Banfield, un equipo muy limitado que busca en forma desesperada pero sin ideas. El baldazo de agua fría llegó al minuto 9 con un tiro libre del Colombiano Marín, que se le metió al lado del palo al Laucha que casi no había tocado la pelota en todo el partido.\n\nA partir del gol Paraguayo, Banfield buscó pero nunca inquietó a la defensa de Libertad, solo un cabezazo del Uruguayo que no pudo ser. A veces la fortuna te suelta la mano y hay que acudir a la personalidad para sobreponerte. Banfield es un equipo sin personalidad, no sabe lo que quiere dentro de la cancha e incluso tampoco los que están afuera saben que quieren para el club. Muchos hinchas preferían que el sueño copero terminara para que se preste atención en el torneo local. Otros querían pasar de ronda para seguir teniendo prestigio Internacional.\n\nLos dirigentes no creyeron que Banfield debía seguir creciendo con un equipo bien armado y optaron por vender a jugador que vinieran a buscar. También creyeron que no tomando decisiones importantes y dejando pasar el tiempo podíamos dar vuelta la historia. Todo esto nos demuestra que no sabemos que queremos para nuestro club. La mitad de la gente quiere que los jugadores históricos dejen el club, la otra mitad cree que hay que seguir bancandolos hasta que decidan retirarse. Muchos piensan que hay que limpiar el plantel en junio, otros que se debe dejar una base y traer refuerzos.\n\nCon respecto a los DT hay innumerables posiciones, Falsioni, Ferraro, que se quede Vitamina, La Volpe, etc. Todo esto también nos demuestra que estamos en un momento de “Crisis”, crisis significa “momento de cambio”, indudablemente necesitamos cambiar porque de esta manera no vamos a llegar muy lejos. Los gritos se están escuchando ahora, aunque muchos de nosotros ya veníamos oponiéndonos a este “nuevo Banfield” que nos querían imponer. Quizás sea tarde para que veamos a Civelli, Paletta, Leiva, San Martin, Bilos, etc, dentro de una cancha con la verde y blanca, pero no es tarde para que participemos, opinemos y exijamos el club que queremos. La única forma es participando, y decidiendo cuando nos convocan, que Banfield queremos. Lo peor que le pasó a nuestros dirigentes es no escuchar la opinión y críticas de los socios. Lo peor que les pasó fue no haber querido asumir los errores y no haber querido ver los problemas.\n\nSi no queremos ver los errores nunca vamos a poder corregirlos. Si nosotros los hinchas no nos convencemos e intentamos imponer el club que queremos nunca vamos a tenerlo. El sueño se terminó, la realidad la tenemos delante, la decisión es nuestra.