miércoles, 04 de mayo de 2005 - 01:40 a.m.

Volvió Garrafa, Banfield es feliz

 Ya clasificado, Banfield le ganó caminando al Caracas y espera rival para octavos. Su gente ovacionó al equipo y disfrutó con el regreso de la magia del "10". Por Manuel Spinosa.\n\nAhora sí la felicidad es completa. Si hay algo que le faltaba a este maravilloso y exitoso momento de Banfield era el regreso del ídolo con toda su magia y su fútbol. Después de 220 días de ausencia a raíz de las lesiones ( operación de pubialgia y luego fisura del sacro), regresó José Luis Sánchez a la cancha y con él volvió la alegría total. La Gloriosa Gente lo estaba esperando y el equipo sentía su ausencia. Por eso, cuando arrancó el complemento y el pelado asomó por el túnel luciendo la casaca "10", el entusiasmo de los hinchas se hizo sentir. Las 20.000 personas que asistieron a ver el último partido de esta primera fase de la Copa Libertadores, recibieron con una ovación al gran maestro, quien una vez más, demostró, el salto de calidad futbolística que tiene el equipo con él en el verde césped. Mas allá de participar en el 2° y 3° gol banfileño, la viveza, picardía y talento desplegado por "Garrafa" hizo disfrutar a todos los espectadores. Ahora, de cara a los octavos de final, El Taladro ya tiene a esa pieza clave, diferente, que le aporta la cuota de calidad, magia y desequilibrio que le estaba faltando. Ahora sí. Ya no queda nada por pedir. El Taladro y su gente están plenamente felices Disfrutando del orgullo de estar entre los 16 mejores de América, y aguardando por el rival de octavos; y disfrutando también de los pibes que entusiasman con fútbol y goles en el ámbito local.\nFrente a los venezolanos, Falcioni puso lo mejor. Y entre ellos, introdujo al "cebolla" Damián Giménez, quien se ha ganado merecidamente un lugar de privilegio entre los 11. Aplausos para el "Cebolla" y también para el entrenador que tuvo capacidad de rever la cuestión y darle la titularidad a quien realmente la merecía, tal como lo había hecho con San Martín, hace tan solo unas fechas atrás. El resto, igual que siempre, con el tradicional 4-4-2 ( con Bilos y Andrizzi de carrileros y Andrés y El "Moncho" de doble 5); quedando los dos tanques arriba: Barijho y Cervera. ( A propósito de los delanteros, tuvieron una discusión entre ellos en pleno partido, y ambos terminaron saliendo por sendas "lesiones").\n\nSi bien el resultado no iba a cambiar la posición del Taladro en el grupo, ya que estaba clasificado como segundo y era una utopía alcanzar el primer lugar, lo que sí variaría es su posición en la general, lo cual influirá en la definición de la localía en etapas posteriores. Además, resultaba de suma importancia, tanto desde el aspecto anímico como futbolístico, reencontrase con su juego y levantar el nivel del mismo.\n\nDesde el comienzo del partido, Banfield fue superior a su rival; manejó el trámite del partido y rápidamente lo pudo reflejar en la red. Iban 18´ cuando un tiro libre de Pablo Fernández, en forma de centro, no fue conectado por nadie, y terminó dentro del arco venezolano. Al regreso del descanso, ya con "Garrafa" en la cancha, el equipo adquirió otro vuelo futbolístico. San Martín era el amo y señor del medio campo, Bilos hacía desparramos por la derecha y Andrizzi desnivelaba por el sector izquierdo. Y de la mano de "Garrafa" Sanchez llegaron los goles. A los 13 combinó con Bilos, el flaco encaró y se la dio a Andrizzi, quien se la dejó servida a Ceballos para que éste definiera con un tiro cruzado. Y 3´despues, el 10 habilitó a Andrizzi por izquierda, quien sacó un centro perfecto al segundo palo, por donde entraba Bilos, que de cabeza, puso el 3 a 0. El descuento de tiro libre de los venezolanos fue solo una anécdota. La cuestión ya estaba definida. Ganó Banfield, clasificó a octavos, volvió "garrafa", y su gente está feliz.