viernes, 29 de abril de 2005 - 09:29 p.m.

De Frente en Olé: Carlos Carpaneto

BANFIELD va a ganar en Lima y en el Sola contra Caracas y se clasificará a los octavos de final de la Copa. De eso no tengo dudas. Tampoco, que la noche de ayer significó la partida de defunción de Cristian Tavio en el club. Basta, no va más. Los casi 30.000 hinchas de Banfield que estuvieron en la cancha y recibieron de una forma inolvidable al equipo y los que no fueron soñaron toda su vida con jugar la Copa. Y un jugador de dudoso nivel y dudosos argumentos para estar en el primer equipo no puede hacerse encima de eso.\n\nLo del Loco Cervera es para el reto, pero no se compara con una piña al arquero en las narices del árbitro. Ser guapo es haber ido a Monterrey a poner huevo y fútbol, es ir a Lima a buscar los tres puntos. Ser inteligente es no potenciar el único error grosso del juez en el partido. Sí, el arquero de Tigres le había hecho una de karate al propio Tavio. Pero de un penal a favor (con el partido 0-1) y expulsión de Rodríguez para quedar diez contra diez, terminamos con nueve tipos y destruyendo nuestras chances en el partido.A los dirigentes, que supieron escuchar y tomaron la gran decisión de hacerse cargo de pintar la cancha: en Inglaterra, cuando un jugador se hace expulsar de esta manera, se lo castiga con una quita del sueldo. La fe en el equipo está intacta. Once contra once, podrás ser menos que algunos, pero no estás tres goles abajo de nadie. Esta formación lo demostró porque compensa con garra (no trompadas) limitaciones futbolísticas. Por eso hay que entender que todo lo mal que se puede hacer desde la cabeza se hizo ayer. Que gastamos el changüí del puntito conseguido en México. Y que tenemos dos finales que hay que jugar con todo... Fundamentalmente, con 11 jugadores en el campo.