Sononan y la música para volar

Sónoman es uno de los primeros  superhéroes  creados en Argentina, que poseía un “Poder Músico-Mental” con el que podía dominar el sonido a voluntad, y que lo revestía de exóticas posibilidades, aumentando su fuerza física.

Originario de un supercivilizado planeta Sono, ideal de cualquier artista futurista, tenía el poder de viajar a la velocidad del sonido, convirtiendo todo su cuerpo en una onda de sonido. Cuando el sonido que era Sónoman arribaba al lugar de su destino, se producía un armonioso estallido musical, con ecos y encantadoras vibraciones, con el que se comenzaba a materializar  la figura azul del superhéroe.

Era un apasionado de la música, amante de las partituras de Mozart, nunca necesitó matar a nadie pues combate el mal con su mejor arma: la inteligencia. Y lo acompañaban un sinnúmero de exuberantes personajes secundarios, como Bangcrash, Oriente Lin, y el Hombre Museo, un viajero del tiempo que recorría toda la historia universal recolectando objetos.  Peleaba en un mundo de villanos casi surrealistas.

La historia de este superhéroe comienza cuando León Hamilton, el ayudante de un científico que realizaba investigaciones en el Amazonas, es teletransportado por causa de una falla en un experimento a un extraño planeta y sometido a pruebas con ondas sonoras que le otorgan cualidades sobrehumanas: poder convertirse en sonido puro, alcanzar velocidades impensables y golpear con “la potencia de tres rinocerontes embistiendo”.

Fue creado por Osvaldo Walter Viola, más conocido como Oswald, en diciembre de 1966. Sus primeras 4 páginas fueron publicadas por primera vez el en la revista Anteojito, y tiempo después en La Hojita, y Humi. En 1975 Ediciones de la Urraca publicó una revista íntegramente dedicada a Sónoman, pero sólo salieron 2 números.

Es que Manuel García Ferré quería publicar ante las tiras de Batman en su revista, pero al no conseguir los derechos le encarga a Oswal la creación de un superhéroe. Sin mucho entusiasmo, encara el proyecto creando a un personaje capaz de viajar por el espacio convertido en un agudo y penetrante silbido a una velocidad de 340 mts por segundo.

“En esencia, Sónoman no es un súper-héroe, y si se lo considera tal por algunos de sus aspectos, es bueno saber que él renegó siempre de serlo. Desde un comienzo, lo emparenté con aquellos viejos héroes de los treinta: “Brid Bradford” o “Tim Tyler”, es decir que hice primar la aventura. A Sónoman jamás se le subieron los superpoderes a la cabeza: no los exhibe ni, menos aún, se ensaña con sus enemigos ocasionales” dice Oswal, que al momento de diseñar a Sonoman, decidió hacerlo  colorido, alegre, en contraposición exacta con lo que era Batman, y su lúgubre aspecto e idiosincracia.

Sónoman no sólo derrocha imaginación y talento narrativo, sino también un desarrollo gráfico de original belleza que otorga excepcional movimiento a los personajes, con rasgos que remiten claramente a la estética posmodernista de los años 60.

“Si sacamos el hecho de que tiene un poder músico-mental, no diría que Sónoman es un superhéroe, la concepción fue mas bien reirme del personaje y mas de una vez lo puse en ridículo ya que si Batman tuvo su batimóvil, a Sónoman le hice un sonotutú”.

En 1996, Soda Stereo dedicó un tema del que fue su último disco de estudio “Confort y música para volar”, que además de un electrotributo, tenía una pista interactiva con imágenes del superhéroe.

Al respecto, Zeta Bosio dijo que ”es un tributo a un superhéroe de nuestra infancia, que aparecía en la revista Anteojito y tenía poderes músicomentales. Nos pareció que, a pesar de que podríamos reconocerlo como el superhéroe de los músicos, nunca había tenido su música, como Batman y Superman, y que ésta sonaba bien para esto. Además, yo soy hincha de Racing y Sonoman en un capítulo rescataba el equipo de Racing que había salido campeón (el que dirigía Juan José Pizutti), porque habían secuestrado el plantel y lo habían llevado a la dimensión H. Yo creo que algo le pasó a Racing en la dimensión H.” Bromea el bajista.

Sobre este tema, el año pasado Oswald declaró que “Les estoy sumamente agradecido (a los Soda) y lamento muchísimo lo de Cerati.  ¡Qué lindo sería que Sónoman pudiera utilizar sus poderes y hacer algo por él!”

Además. en 2001 se iniciaron las acciones para hacer una serie de televisión, pero se frustró debido a la crisis Argentina en ese año.

Sonomán es de esas construcciones culturales que suman una gran cantidad de adeptos sin tener el alcance de las masas y de los medios de comunicacion. Hoy hay además bandas, salas de ensayos, discos, tragos y hasta un restorán que llevan su nombre. Es una verdadera obra de culto, y muchos de sus fans se acercan a la escuela de Carlos Garaycochea a saludar a Oswal y pedirle autrografos en impresiones de las revistas, hoy descargadas de internet. De hecho, un fanático desarrollo el blog de Sonoman, (elblogdesonoman.blogspot.com.ar) donde se pueden ver varias de sus aventuras.

 

Sitio oficial de Oswal: www.oswalcomic.com.ar

La ilustración del piano pertenece a Ignacio Ochoa. Todas las demás a Oswal.

Comments are closed.